Busca GPPRI incorporar la figura de objeción de conciencia

Guanajuato, Gto. 28 de noviembre del 2019. – Las diputadas y los diputados integrantes del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional presentaron una iniciativa de reforma a la Ley de Salud con el objeto de incorporar la figura de objeción de conciencia, a fin de que los prestadores de servicios médicos y el personal paramédico se pueda excusar de la intervención, por motivos de conciencia, pero sin deterioro de los servicios a los que constitucionalmente tiene derecho el usuario.

Al dar lectura a la exposición de motivos del documento el diputado José Huerta Aboytes manifestó que las sociedades del tercer milenio están marcadas por la diversidad, la cual se hace patente en la amplia variedad de aspiraciones, concepciones, posiciones ideológicas y patrones de actuación.

Asimismo, dijo que las diferencias físicas, económicas, políticas, culturales y regionales que se manifiestan en el cuerpo social, imponen a los titulares del poder público la responsabilidad de gobernar para todos y no sólo para eventuales mayorías.

Huerta Aboytes de tal agregó que, el ideal político distintivo del siglo XXI punga con toda tentativa totalitaria y con la adopción de criterios homogéneos.

“El compromiso democrático de nuestros días impone la renuncia a todo tipo de dogmatismo y obliga a mantener una constante actitud de apertura, respeto y tolerancia como condición indispensable para conseguir una reciprocidad civilizada y una siempre apreciable coexistencia pacífica”, afirmó el legislador.

También precisó que la tolerancia era un principio indispensable para el perfeccionamiento de las democracias y se traducía en el deber de aceptar el diálogo, de respetar el punto de vista ajeno, de conceder la razón y de propiciar y respetar el consenso. En ese sentido, el tolerante se identifica por el respeto al legítimo ejercicio de la libertad de expresión de los demás, aunque profesen puntos de vista diferentes a los suyos.

El congresista argumentó que la democracia impone a los agentes el poder una conducta comprometida con la libertad de los ciudadanos, y de manera particular, con la libertad de conciencia.

“Para que haya democracia el estado debe ser laico; y para ello, es precisa la neutralidad política, ideológica y religiosa de los titulares de los órganos del poder público”, subrayó José Huerta Aboytes .

Finalmente, indicó que la objeción de conciencia era una forma de afirmación de la dignidad individual; y su reconocimiento por el orden jurídico había contribuido a darle eficacia real y expresión efectiva a la libertad de pensamiento.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Salud Pública para su estudio y dictamen.