Carlos Ortiz en el melodrama “nadie sabe para quién trabaja”

Por: El Ahuizote del Bajío

Las elecciones más atípicas de la historia, comienzan con el PVEM, que decidió aventurarse con sus propios candidatos en el Estado de Guanajuato, confiando extrañamente en la “dudosa” posibilidad de que sin el PRI lograrán obtener el triunfo en algunas alcaldías, algunas diputaciones y por supuesto la gubernatura.

Nos enfocaremos en esta ocasión en la Alcaldía de la Capital del Estado, está listo? agarre su pañuelo por que aquí puede soltar una que otra lagrima.

Para iniciar con la novela de hoy, nos remontaremos a tiempos pasados, a largas cuatro semanas atrás, cuando el candidato del Verde a la Presidencia Municipal de la Capital aún era buscado por sus dirigentes; el primero en el que se pensó para ser el protagonista, fue Edgar Castro Cerrillo el actual Alcalde, pero este forma parte del melodrama del PRI, en el que no piensa perder su papel; al no poder ser él el protagonista, pero si poder proponer a alguien, la elegida fue su esposa Ana Bertha Melo, quien no pudo aceptar el protagónico, por falta de conocimiento, pero dijo que sí al papel de segundona, en donde nadie se percata del error; finalmente el único que quedó fue quien desde un principio levantaba la mano para el casting, Carlos Ortiz Montaño, y al ser la única opción, al Partido Verde no le quedó más que elegirlo para iniciar el rodaje.

Lastimosamente para Carlos Ortiz al no ser el preferido del Verde, se le está utilizando solo para que el resto del elenco resalte, es decir, que los primeros lugares en la planilla tengan lo suyo; pero para ello a Ortiz Montaño se le ha convencido no de que puede ganar, sino de que “va a ganar” al contar con el apoyo de la Presidencia Municipal pues está la esposa de Edgar Castro como primera regidora, y que por ella misma, tendrá el respaldo de Francisco Arroyo Vieira, con lo que Ortiz se siente prácticamente en las nubes, soñando con ser nominado al Oscar.

Una estrategia bastante inteligente y que no falla, es echar al ruedo a un candidato que poco importa que pierda, sino que coloque a la planilla dentro del Ayuntamiento.

Algo que solo yo aquí se lo contaré, porque nadie más lo ha hecho, es que Ortiz Montaño, no es un verde de toda la vida, pues anduvo en el PAN hasta hace 3 años, cuando el Verde lo postuló como Regidor, y súmele que no es guanajuatense , aunque eso no le impide querer a Guanajuato, la cosa es que de amor, solo sus palabras, de ejemplo le dejo la calle Ciprés.

Otra cosa que le diré sin temor a equivocarme es que el dinero que Ortiz prevé para su campaña existe, pero no para hacerlo presidente, sino que la gente que está atrás de su candidatura, lo que realmente busca es el triunfo de otro candidato, y no lo voy a dejar con la duda, no soy tan malora, me refiero a Alejandro Navarro del Partido Acción Nacional, que cabe destacar que convertirse en Presidente Municipal es un sueño que a costa de todo quiere llegar a cumplir.

Con esta candidatura, es que comienza el rodaje, y les adelantaré el final, el protagonista no tendrá final feliz, pero si los villanos involucrados, siendo esta la primera ocasión en la que el protagonista (Carlos Ortiz) muere o se queda llorando, abandonado y sin amigos, y el villano se queda con toda la fortuna.

Ay disculpe usted por decirle el final y disculpe Ortiz por mostrarle la realidad.

Nos leemos en la próxima entrega de #ElAhuizoteDelBajío