Congreso de Guanajuato hace un llamado al Gobierno Federal a incrementar los recursos para el campo

Guanajuato, Gto. 28 de noviembre del 2019.- El Pleno del Congreso local exhortó al titular del Poder Ejecutivo Federal a que impulse la autosuficiencia alimentaria y el rescate del campo; a partir del incremento de los recursos presupuestales previstos en el presupuesto de egresos de la federación para el ejercicio fiscal de 2020.

El diputado Paulo Bañuelos Rosales leyó las consideraciones del documento y dijo que les preocupaba, indignaba y decepcionaba la reducción de hasta un 27% al presupuesto que se destinaba al campo por medio de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER).

“Esta reducción constituye directamente una traición a las familias que trabajan en este sector, y que tanto han trabajado para sacar adelante sus cosechas y su ganado, porque el campo es vocación, fortaleza, esperanza y realidad de progreso para miles de familias guanajuatenses, que con su esfuerzo cotidiana transformas la tierra y cosechan los frutos que alimentan a toda la nación y que compiten con éxito en las mesas del mundo entero”, subrayó.

Asimismo, afirmó que era momento de redoblar esfuerzos en favor del campo y no de recortarle apoyos y que, si bien entendían y respaldaban el combate contra la corrupción, no comprendían el que se combata arrebatándole los recursos a la inmensa mayoría de los beneficiarios, que eran gente honesta, con el pretexto de que había algunos corruptos.

Bañuelos Rosales indicó que para el 2020 la situación para el campo se ve complicada porque el proyecto de presupuesto de egresos eliminó la Vertiente Laboral y estimó 331 mil 455 millones de pesos, un monto inferior en 20 mil millones de pesos respecto a 2019; cifra que representaba 9.1% menos presupuesto para el campo.

El legislador argumentó que debido a este recorte se verán gravante afectadas las vertientes de Competitividad, para la cual se estimó una reducción de 18 mil 286.5 millones de pesos; y la Social, para la que el monto estimado fue en 14 mil 606.6 millones de pesos. También planteó que desaparecerán en 2020 recursos productivos para pequeños productores, se reducirían, de manera importante, las previsiones de gasto para competitividad y desarrollo de mercados, así como apoyos para el financiamiento y aseguramiento del campo.

Además, lamentó que el gobierno federal le haya quitado 125 millones de pesos al sector agroalimentario de Guanajuato, y que ese golpe representará una disminución real del 67% del presupuesto federal que se destinaba al impulso a las familias guanajuatenses que a diario labraban la tierra.

“No podemos aceptar esta traición al campo guanajuatense y de todo el país. Señor presidente, cumpla con su compromiso en defensa de la industria agroalimentaria y el rescate al campo; a partir del incremento de los recursos presupuestales previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, porque eso es lo justo y lo correcto”, concluyó el congresista.

Para hablar en contra de la propuesta, la diputada María Magdalena Rosales Cruz hizo uso de la tribuna y señaló que el tema se había tratado en los medios y se pretendía desprestigiar al gobierno de la república, lo que se había hecho costumbre desde hacía un año.

Afirmó que la politización de los apoyos se había acabado, al igual que las organizaciones y los gobiernos que se apoderaban de ellos. Manifestó que los apoyos iban a ser directos para los productores, para aquellos que no les llegaba ni por el Estado ni por las organizaciones que manipulaban los recursos.

Dijo que los apoyos en 2019 llegaron directos y se dieron a 58 mil 460 campesinos de los más pobres de Guanajuato, a los que tenían de temporal y menos de 5 hectáreas de riego, que producían fundamentalmente maíz, frijol y trigo, ya que no se puede seguir dependiendo de adquirir esos productos al extranjero.

Rosales Cruz precisó que no más los programas sociales para campañas electorales, y por eso se quitaron los apoyos a los diputados federales que hacían “tranzas”.

En rectificación de hechos, el congresista Paulo Bañuelos Rosales manifestó que el campo estaba de pie, pero no gracias al gobierno federal, y que los apoyos de los que hacía mención su homóloga tardaron más de 3 meses en otorgarse y que en cuestiones de campo se requería del recurso a tiempo.

Subrayó que esto no era político porque las parcelas no tenían colores y lo que pedía era que el presupuesto fuera mínimo con en 2019 y se fuera directo a esos campesinos que lo requerían.

En una segunda intervención, la diputada María Magdalena Rosales Cruz refirió que en años anteriores los apoyos se entregaron cuando pasó el tiempo para la preparación de las tierras. Asimismo, invitó a sus homólogos a revisar la información donde se señala que el apoyo llegó a tiempo para el campo.