Delegada de Santa Rosa niega acusaciones de Alejandro Navarro; presenta queja ante derechos humanos

Guanajuato, Gto. 02 de marzo del 2021.- Luego de que Alejandro Navarro acusara a la Delegada de Santa Rosa, Blanca Cabrera Martínez, de otorgar permisos para fiestas y cobrar derecho de piso a productores y comerciantes de la comunidad, ella lo desmintió y dijo estar siendo víctima de violencia política por parte de este, por lo que interpuso una queja ante la Procuraduría de los Derechos Humanos Estatal.

Cabrera Martínez, quien fue designada como delegada de la comunidad con la entrada del actual gobierno, dijo estar siendo hostigada y violentada, además de haberla hecho a un lado, luego de que hace un año, fuera la principal opositora del proyecto "La Cucursola", propiedad del diputado panista, Sergio Fernando Ascencio Barba e ir en contra de los intereses de Alejandro Navarro.

"Me hacen a un lado, el alcalde jamás platica conmigo, jamás se ha acercado a mi, más sin embargo (... ) él al hacerme a un lado toma partido en Santa Rosa, con tres personas, una de ellas es Guadalupe Palacios, esta persona es miembro del Comité del Agua Potable de Santa Rosa, entonces estas personas simpatizan con el Diputado y con los intereses del Presidente Municipal", expresó en rueda de prensa.

En cuanto a la acusación del cobro del derecho de piso, Blanca Cabrera, señaló que nunca ha obtenido un beneficio personal, asegurando que varios comerciantes afectados en su economía por la pandemia, solo le informaron que comenzarían a vender sus productos en la vía pública, por lo que la observación hacia ellos fue que contarán con todas las medidas de salud.

Ante estas acusaciones, la delegada presentó una queja ante la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato, en donde al principio no le fue recibida, y la mandaron a conciliar con el Presidente Municipal; al recibir esa respuesta, decidió dejarla en ventanilla.

Finalmente pidió respeto a las mujeres y sobre todo a mujeres de comunidad que trabajan por el bienestar de la misma.

"Para mi es importante que uno como mujer, y más que nada siendo de una comunidad rural se me atropelle y se nos atropelle así mismo a las demás mujeres que somos de comunidad de esa manera, porque no por ser mujer y por ser de una comunidad rural, no somos menos que los demás, tenemos voz y voto y merecemos respeto".