Detienen a secuestradores en Zacatecas; eran Policías Municipales

Zacatecas, Zac.- El Procurador de Justicia, Francisco Murillo Ruiseco, informó en conferencia de prensa este lunes 22 de enero que, gracias a la coordinación de las corporaciones de seguridad, se logró con éxito la liberación de una persona secuestrada el 12 de enero, así como la detención de los probables responsables del delito, quienes eran cinco policías preventivos del municipio de Trancoso.

Todos, elementos activos y en servicio de la Policía Municipal, a quienes se les retiraron sus armas de cargo. Adicionalmente se aseguró una patrulla, un arma distinta a la de la licencia oficial, una pipa, un teléfono celular, una bolsa de mariguana, entre otros objetos.

Todos, elementos activos y en servicio de la Policía Municipal, a quienes se les retiraron sus armas de cargo. Adicionalmente se aseguró una patrulla, un arma distinta a la de la licencia oficial, una pipa, un teléfono celular, una bolsa de mariguana, entre otros objetos.

Murillo Ruiseco señaló que la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro señala, en su artículo 10, que las penas a que se refiere, se agravarán de 50 a 100 años si la privación de la libertad ocurre bajo la acción de actores que sean o hayan sido integrantes de instituciones de seguridad pública, procuración, administración de justicia o las fuerzas armadas mexicanas.

El secuestro

El 12 de enero fue privado de su libertad un empresario dedicado a la renta de maquinaria para la construcción, a cuyo negocio arribaron dos masculinos cubiertos del rostro y armados, quienes obligaron a la víctima a subirse a una camioneta blanca y lo retuvieron en cautiverio.

Ese día, informó, de manera inmediata, personal de la Unidad Especializada Contra el Secuestro de Zacatecas se puso en contacto con la familia y se les brindó el asesor especializado para la negociación de secuestros. Misma fecha en que se comenzaron a recibir llamadas de los plagiarios quienes exigieron que se retirara de la misma al Gobierno.

Así, el día 13 de enero, la familia recibió la primera llamada en la que exigieron la cantidad de 8 millones de pesos a cambio de la liberación de la víctima, con lo que inició la negociación y la puesta en marcha de los protocolos de investigación y atención al secuestro.

En fecha 14, del mes y año en curso, la familia decidió solicitar un asesor de la Policía Federal y pidió que se retirara el asesor de la PGJE; no obstante, la Unidad Especializada en Combate al Secuestro continúo con las labores de investigación y conoció que en un bien inmueble, ubicado en Trancoso, se observaba el ingreso de masculinos con el rostro

cubierto y empuñando armas de fuego, por lo que se implementó un operativo de vigilancia y operación de dicha propiedad.

Investigadores de la Unidad se dieron cuenta que el inmueble era utilizado como casa de seguridad para la realización de actividades ilícitas, lo cual se corroboró con la información obtenida de manera lícita, tras la intervención tecnológica y el uso de drones.

Al considerar que estaba en riesgo la vida de la víctima, la Unidad Especializada de Combate al Secuestro del Estado tomó la decisión de ingresar al inmueble y se encontró a una persona que tenía los ojos cubiertos con cinta, atado de manos y privado de su libertad.

Se corroboró el estado de salud de la víctima y se determinó que se trataba del empresario privado de su libertad el 12 de enero.

Asimismo, se procedió a la detención de las personas que estaban en el lugar por su probable participación en el secuestro de la víctima ya rescatada, y se encontró que se trataba de cinco policías preventivos del municipio de Trancoso.