El OCdG pide prudencia al alcalde Navarro en el tema de los parquímetros. No tiene credibilidad ni cuenta con la confianza ciudadana.

El Observatorio Ciudadano de Guanajuato fijó su posición en el tema de las modificaciones del Reglamento de Movilidad, que abre la posibilidad a que los parquímetros empiecen a funcionar en la Capital del Estado (posibilidades que el alcalde dio como un hecho fuera de entrevista).

En un escrito que el OCdG hizo público a través de sus redes sociales, consideran inapropiado y ofensivo a la ciudadanía imponer un cobro en la vía pública sin tener antes un estudio profesional y objetivo que avale dicha decisión, por lo que afirman, hay dolo de parte del alcalde y sus incondicionales en el cabildo.

El Observatorio hace un llamado a la prudencia y la reflexión profunda al alcalde Alejandro Navarro, pues consideran que no tiene la credibilidad ni la confianza ciudadana para llevar a cabo este tipo de acciones.

Por último llaman a continuar la lucha ciudadana en contra de lo que ellos denominan el “Gobierno-Botín”, es decir, el beneficio personal (generalmente económico), que cometen funcionarios públicos mientras están en el poder.

 

A continuación el posicionamiento integro que hicieron público:

El OCdG ha considerado y expresado, que es inapropiado y lesivo para la ciudadanía intentar imponer el cobro de estacionamiento en la vía pública, sin antes mediar un estudio profesional y objetivo, que se encuentre libre de la intervención, en su manufactura, de las compañías que pudieran aspirar a administrar este cobro.

Ante la precipitada aprobación de modificaciones del Reglamento de Movilidad, con el  objetivo de prever el funcionamiento de estos sistemas de cobranza, el propio presidente municipal y sus incondicionales en el cabildo, demuestran dolo en su actuar. Dolo que este Observatorio ha denunciado con anterioridad y hoy lo corroboran y demuestran estas torpes acciones normativas.

Hacemos un llamado a la prudencia y a la reflexión profunda. El actual gobierno local, y especialmente su alcalde, no cuentan con la credibilidad y confianza ciudadana, para acometer, en estos momentos, una acción jurídica y administrativa del calado ético que requiere la implementación para el uso de los parquímetros. La potencia política de la alcaldía se encuentra sumamente mermada  por sus propios yerros.

De continuar el irreflexivo y trompicado proyecto, solo contribuirán al fomento del desacuerdo y división con los ciudadanos y sus organizaciones. El conflicto está a flor de piel y preocupa.

En tanto, en Guanajuato Capital, llamamos a continuar la lucha ciudadana para dar fin al nefasto sistema de gobierno-botín que se resiste a desaparecer. Entre todos lo acabaremos demoliendo.