Entérate como fue el rescate de los niños atrapados en una cueva de Tailandia

El pasado 23 de junio, fue reportada la desaparición de uno de los menores pertenecientes al equipo de futbol “Jabalíes Salvajes” de Tailandia, por lo cual inició la búsqueda de los 12 niños (de entre 11 y 16 años) y su entrenador (de 25 años); y aunque no se logró dar con ellos, un oficial del Parque Natural “Tham Luang-Khun Nam Nang Non” localizó bicicletas y calzado, por lo que dio aviso a las autoridades, iniciándose así las labores de rescate que apuntaban a que los niños estuvieran atrapados dentro de la gruta (de 10 km de largo) inundada debido a la temporada de lluvias, y con ello una esperanza de supervivencia.

Pasada una semana desde la fecha de desaparición, aún no se había logrado dar con el paradero de los integrantes del equipo, pero las labores de rescate no paraban; los rescatistas se internaban cada vez más en la cueva, para poder llegar hasta las personas atrapadas. Y aunque aún no se tenían rastro de ellos, varios equipos de emergencias, policías, buzos, militares, espeleólogos entre otros, trabajaban en cómo llegar hasta una isleta en donde podrían encontrarse los menores, además enviaban alimentos y medicamentos por cavidades, esperando que estos fueran encontrados por los desaparecidos, y además se trabajaba en simulacros para el traslado de las víctimas en caso de ser encontradas con vida.

Fue hasta el día dos de julio, buzos internacionales pudieron dar con la ubicación de los menores y su entrenador, quienes estaban ubicados a 4 kilómetros de la entrada de la cueva, fue ahí cuando se comenzó de manera más certera a pensar en el rescate de todos ellos y recuperar sus fuerzas, pues se encontraban bien de salud, pero ya débiles por lo días que llevaban en el interior, sin comida ni agua.

El seis de julio un buzo de nombre Saman Kunan de 38 años de edad, quien era uno de los voluntarios que trabajaban en el rescate, perdió la vida, tras haberles llevado suministros a los menores; sin embargo al regreso no tuvo suficiente oxígeno.

Finalmente el domingo un grupo de 90 buzos comenzaron a sacar a los niños de la cueva. Cada uno recorrido todo el trayecto hasta la salida acompañado de dos buzos, durante este tuvieron que caminar, bucear y escalar.

El domingo fueron rescatados cuatro menores, el lunes otros cuatro y este martes, fueron rescatados los últimos cuatro menores y su entrenador.