Guanajuatenses celebran el Día de la Cueva

Este 31 de julio los guanajuatenses se dieron cita en el cerro del hormiguero para celebrar el Día de la Cueva, tradición que en este 2018 cumple 402 años de realizarse.

El origen de esta fiesta tradicional en Guanajuato es religioso, pues se venera a San Ignacio de Loyola, santo patrono de la ciudad desde 1616.

Las familias guanajuatenses subieron desde temprano al cerro para apartar el mejor lugar, muchos con casas de campaña y con lonas para protegerse del abrazador sol de julio. Algunas familias ya llevaban sus alimentos y bebidas, pero para los que no iban preparados, había opciones de todo tipo, desde pollos asados, hasta las tradicionales enchiladas mineras guanajuatenses y para el calor, un refresco una cerveza o una nieve.

Los que pudieron, cumplieron con la tradición y subieron a La Bufa para poder llegar a la cueva; y a pesar de ser un camino difícil, niños y adultos mayores no le fallaron a San Ignacio de Loyola, que los esperaba como cada año bajo una imponente cueva natural que da origen al “apodo” que Jorge Ibargüengoitia puso a los habitantes de la capital del estado; los “cuevanenses”.

Día de la Cueva 2018

Este 31 de julio los guanajuatenses se dieron cita en el cerro del hormiguero para celebrar el Día de la Cueva, tradición que en este 2018 cumple 402 años de realizarse.

Posted by Espacio Guanajuato TV on Wednesday, August 1, 2018

Habitantes y uno que otro turista aprovechaban para tomarse fotos y “selifies”, otros, seguían su camino cerro arriba para llegar hasta la cruz.

Estando arriba se podía apreciar con plenitud la fiesta en su pleno apogeo, y una vista panorámica de la ciudad digna de una postal.

Una vez cumplida la tradición cuevanense, las familias disfrutaron de la fiesta en el cerro del hormiguero, levantando el polvo con un buen baile, comiendo antojitos mexicanos o subiéndose a los juegos que disfrutaban los más pequeños de la casa.

Y es así como se vivió la fiesta del Día de la Cueva este 2018, una tradición popular que vivimos cada 31 de julio en Guanajuato Capital.