Hasta 50 años de prisión por crímenes de odio contra personas LGBTI+ propone diputado del Verde en Guanajuato

Guanajuato, Gto. 08 de abril del 2021.- El diputado del Partido Verde, Luis Gerardo Suárez propuso crear el delito por crímenes de odio motivado por orientación sexual o identidad de género.

Además, la creación del delito por terapias de conversión sexual a quien someta, coaccione, fomente u obligue a otro a recibir o realizar procedimientos o métodos con la finalidad de cambiar su orientación sexual y derivado de estos, se afecte su integridad física o psicológica.

“En el estado de Guanajuato no se han creado instituciones ni organismos gubernamentales, ni ONGs, que obtengan y analicen los diversos actos o delitos cometidos en contra de estas personas.”

En su iniciativa, el diputado propuso establecer el delito de crimen de odio a quien por razones de orientación sexual o identidad de género, prive de la vida a una persona, con una sanción de veintidós a cincuenta años de prisión.

En el supuesto, de que entre el activo y la víctima existió una relación de matrimonio, concubinato o hecho de parentesco, laboral docente o cualquiera que implique subordinación o superioridad, se impondrán de treinta a cincuenta y cinco años de prisión.

Entre los supuestos de este delito contempla que la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; cuando se haya realizado por violencia familiar con conocimiento de la orientación sexual o identidad de género de la víctima; cuando a la víctima se le hayan infringido lesiones inflamantes, degradantes o mutilaciones, previas o posteriores a la privación de la vida o con acentuación de tortura y especial violencia; existan datos de prueba que establezcan que se han cometido amenazas, acoso, violencia o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; el cuerpo de la víctima sea expuesto, depositado o arrojado en un lugar público; y cuando la víctima se haya encontrado en estado de indefensión, entendiéndose esta como la situación de desprotección real o incapacidad que imposibilite su defensa.

Además, se castigará por este delito en caso de que la víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a su fallecimiento; y cuando quien cometa el delito manifieste de cualquier forma su repudio, odio, rechazo u otro tipo de expresión, voluntad o actitud discriminatoria hacia las personas LGBTTTIQ o hacia las personas en general, motivado por orientación sexual o identidad de género.

Luis Gerardo Suárez también propuso castigo de uno a tres años de prisión y de cincuenta a doscientos cincuenta días de multa por terapias de conversión, con la finalidad de castigar a quien someta, coaccione, fomente u obligue a otro a recibir o realizar procedimientos o métodos con la finalidad de cambiar su orientación sexual o identidad de género y derivado de estos se afecte su integridad física o psicológica.

“Estas prácticas pseudocientíficas, son una forma engañosa para modificar la conducta sexual de las personas, escudriñando algún trauma de la infancia de los pacientes, provocando serios trastornos en el comportamiento”.

Por lo cual, la incorporación de estos delitos con sus supuestos en el Código Penal del Estado de Guanajuato, se precisa una legislación más moderna que atiende a las circunstancias especiales que conllevan un odio específico para grupos muy definidos de la población del estado de Guanajuato”, explicó.

El legislador refirió que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), observa con preocupación el alto grado de saña con que se cometen los crímenes de odio por homofobia y transfobia a la población de personas LGBTTTIQ en México, motivado por la expresión u identidad de género y orientación sexual.

Asimismo, mencionó las conclusiones emitidas por la oficina del alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los derechos humanos, afirmando que esta violencia enmarcada es particularmente despiadada en comparación con otros crímenes motivados por prejuicios o intolerancia de cualquier tipo, es alarmante el uso de métodos especialmente crueles como la decapitación, asfixia, incineración en vida, heridas de tortura con armas punzo cortantes, lapidación, desmembramiento, etc.

Mientras que el Consejo Internacional de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, firmó una declaratoria “condenando enérgicamente la persecución basada por la orientación sexual o identidad de género, no obstante 76 países alrededor del mundo todavía consideran la homosexualidad como ilegal o violatoria de las leyes morales y constitucionales, en 5 de esos países se castiga los actos homosexuales con la pena capital o muerte”.

Para el legislador, los avances a favor de la esta comunidad son nulos ya que en nuestro Estado sigue sin ser aprobada una ley de matrimonio civil entre personas del mismo sexo, aunado a la indiferencia por parte de otras instituciones, los cuales ignoran y fomentan la nulidad en la aplicación de justicia en los casos de violencia y discriminación contra las personas LGBTTTIQ.