Hay “opacidad” en el convenio que firmó Insabi con la UNOPS para la adquisición de medicamentos: Éctor Jaime Ramírez

Ciudad de México. 05 de agosto del 2020.- El diputado Éctor Jaime Ramírez Barba (PAN), secretario de la Comisión de Salud, consideró que hay “opacidad” en el convenio que firmó el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para la adquisición de medicamentos y que además se hizo sin que la institución cuente con reglas de operación.

En conferencia de prensa virtual, cuestionó que este acuerdo no se haya extendido al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) o a la de Marina (Semar).

“Se creó el Insabi, todavía no hay reglas de operación, no se sabe qué va a ser y en días pasados de manera catastrófica, adicional, con la aprobación del grupo mayoritario de Morena, pues se decide con toda opacidad, sin transparencia, ahorita ir a comprar los medicamentos con un convenio en lo oscurito, para fines prácticos entre la UNOPS y el Insabi.

“Aquí la pregunta sería: ¿Por qué este convenio para aportar medicamentos a México, no se extendió al IMSS, hacia el ISSSTE, a la Sedena, hacia Semar?”, manifestó.

Dijo que “llama mucho la atención esta opacidad con la que está manejando una pared de convenio abierto para todos los medicamentos”.

Enfatizó que sigue sin haber medicamentos para padecimientos ordinarios, para cáncer, VIH, enfermedades raras y crónico-degenerativos.

Ramírez Barba reiteró que en México continúa la escalada masiva de Covid-19, que sigue sin control, y la poca transparencia en las cifras de contagios y decesos ha provocado que existan golpeteos formales con los gobernadores a quienes el Gobierno Federal “ha abandonado”.

Expresó que desde hace tiempo la pandemia de Covid-19 está fuera de control y está próximo que la Comisión Permanente se dé cuenta de que esta epidemia no estará absolutamente controlada para el 1 de septiembre; por lo tanto “va a ser imposible” arrancar el Primer Periodo Ordinario de Sesiones del último año Legislativo.