Invitan a vivir 16 días de activismo contra la violencia de género

Las actividades de los 16 Días de activismo contra la violencia de género del Sistema de las Naciones Unidas, que se celebran del 25 de noviembre al 10 de diciembre,Día de los Derechos Humanos, se llevarán a cabo bajo el tema global 2020: “Pinta el mundo de naranja: ¡Financiar, responder, prevenir, recopilar!”.

A fin de demostrar que la violencia contra las mujeres es la violación de los derechos humanos más predominante en todo el mundo. Se originó por parte de activistas en la inauguración del Women's Global Leadership Institute en 1991 y, cada año, continúa bajo la coordinación del Center for Women's Global Leadership. Se trata de una estrategia de organización implementada por personas, instituciones y organizaciones de todo el mundo, a fin de exigir la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas.

Lanzada en 2008, la campaña ÚNETE es un esfuerzo plurianual, con el objetivo de prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres y niñas en todo el mundo. ÚNETE insta a los gobiernos, a la sociedad civil, a las organizaciones de mujeres, a la juventud, al sector privado, a los medios de comunicación y a todo el sistema de las Naciones Unidas a que unan sus fuerzas para abordar la pandemia mundial de violencia contra las mujeres y niñas. La campaña se basa en marcos jurídicos y políticos internacionales existentes, y apunta a crear sinergias entre las iniciativas de todas las oficinas y organismos de las Naciones Unidas que trabajan para prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres y niñas.

Financiar
✓ Priorizar el financiamiento de un paquete mínimo de servicios esenciales que
comprendan la prevención de la violencia de género en los paquetes de estímulo fiscal
frente a la COVID-19.
✓ Poner a disposición financiación flexible para las organizaciones por los derechos de las
mujeres que trabajen en el vínculo existente entre la COVID-19 y la violencia de género.
✓ Priorizar la financiación para la prevención de la violencia de género y la respuesta
frente a ella en el Plan global de respuesta humanitaria frente a la COVID-19 y el Marco
de impacto socioeconómico de las Naciones Unidas.

Prevenir
✓ Declarar una política de tolerancia cero frente a la violencia de género, con la
implementación de un plan de acción concreto.
✓ Lanzar una campaña de movilización social de cambio de comportamiento frente a la
COVID-19 (cambios en el sistema de atención y en las normas sociales, masculinidades
positivas y violencia de género contra las mujeres, incluso aquellas que enfrenten
desigualdades interseccionales).

Responder
✓ Llevar a cabo medidas explícitas para que los servicios destinados a las sobrevivientes
de violencia de género sean considerados esenciales durante los confinamientos de la
COVID-19 y garantizar la continuidad de una adecuada respuesta de la justicia penal.
✓ Garantizar que se mantengan y adopten servicios esenciales mínimos donde no existan.
Recopilar
✓ Recopilar datos para mejorar los servicios y programas de violencia de género (siempre
garantizando que se concentren en la sobreviviente y se respeten los estándares éticos
de seguridad).

PRINCIPIOS CENTRALES DE LA PROMOCIÓN DE LA CAMPAÑA ÚNETE

Honrar y reconocer los movimientos de mujeres y su liderazgo durante los 16 Días de activismo y a la hora de prevenir y poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas en general.

“No dejar a nadie atrás”: aplicar un enfoque sobre la base de los derechos humanos y
centrar la atención sobre los grupos de mujeres y niñas más desatendidos y con mayores
desventajas, en los esfuerzos para prevenir y poner fin a la violencia contra las mujeres y
niñas.

Centrarse en las sobrevivientes: adoptar un enfoque respetuoso de “no hacer daño” al contar y comunicar las historias de las sobrevivientes; hacerlo sólo con su consentimiento informado y en las condiciones que han aceptado. Este principio y el de empoderamiento son esenciales para lograr la participación de activistas, defensoras y defensores de las sobrevivientes en sus propios términos. Todos los socios de ÚNETE deben garantizar el respeto a los derechos, la seguridad, la dignidad y la confidencialidad de defensoras y defensores de las sobrevivientes, y su priorización.

Ser multisectorial: todas las personas y actores sociales tienen un papel importante que desempeñar para poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas, y debemos trabajar de manera conjunta e intersectorial para atender los diversos aspectos de ese problema.

Ser transformadora: fomentar el análisis crítico de los roles de género, los regímenes y las prácticas, al mismo tiempo que se busca crear o fortalecer las dinámicas y normas de
género equitativas para generar cambios fundamentales y perdurables para las mujeres
y niñas.

Elevar las voces de las jóvenes feministas: mientras el mundo analiza los avances en los últimos 25 años desde la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing, es momento de crear plataformas para elevar las voces de la próxima generación de feministas que están dándole forma a su futuro.

El color naranja continúa siendo una herramienta clave que unifica todas las actividades; edificios y sitios emblemáticos se iluminan y decoran de color naranja para llamar la atención de la comunidad internacional respecto de la iniciativa.