“LA BASURA” el nuevo negocio del Sultán

El Ahuizote del Bajío

La semana pasada la Presidencia Municipal de Guanajuato, nos daba una noticia que pudiera verse como simples movimientos en el gabinete, pues informaba sobre la salida de Carlos Morán de la Dirección de Servicios Públicos Municipales, pero no peque de inocente, que todo en esta vida tiene un porqué, y el porqué de esto es más oscuro que la mismísima noche.

No se asuste, tranquilícese no se trata de espíritus malvibrosos del más allá; y aunque también esto es motivo de dar miedo, tan solo se trata de personas malvibrosas del más acá.

En Guanajuato Capital, nos vemos abrazados por un régimen casi sultánico, en donde, el para nada buen Alejandro Navarro, que lastimosamente se convirtió en Presidente Municipal, tiene presencia despótica en todas y cada una de las dependencias de la administración municipal.

Y a sabiendas de cómo actúan los gobiernos y el mágico gobierno autoritario, corrupto, soberbio, sinvergüenza, traicionero y predecible de Navarro, puede que esté buscando llevar agua para su molino, y aquí es donde probablemente se haga la pregunta ¿qué tiene que ver Servicios Municipales aquí? Y como siempre, yo le tengo la respuesta.

¿Le suena la palabra CONCESIÓN? Para que no haya dudas, le dejo la definición sacada de la mismísima RAE: Acto administrativo que implica el otorgamiento del derecho de explotación o gestión, por un periodo determinado, de bienes y servicios por parte de una administración pública o empresa a otra, generalmente privada.

Entendido eso, pasamos a lo siguiente, no sé si hoy, mañana, la semana próxima, o en meses venideros, estaremos escuchando de voz del presidentito municipal que el servicio de recolección de basura habrá de CONCESIONARSE, como lo dijo en campaña y a inicios de este año, con el argumento de que el servicio es actualmente deficiente.

Y es que mire, no estoy yo para contarlo, ni usted para saberlo, pero el conta Morán, tiene fama de trabajador y honesto, y siendo sinceros ese perfil no encaja con la actual administración; yo metería las manos al fuego por mí, cuando digo que Morán renunció por las fechorías que muy probable pretenden hacer. Sin embargo, esto le cayó como anillo al dedo de la mano larga que tiene Navarro, pues era una piedrita en el zapato.

Aunque de manera muy evidente, las piezas las mueve a su conveniencia, por ello la colocación de sus compinches (bien conocidos) en cargos estratégicos para llevar a cabo el “traicionero plan recaudatorio”,  basta ver a quién colocó al frente de la mencionada dirección, siendo nada más y nada menos que Marco Antonio Figueroa conocido no en el bajo mundo, sino en el mundo entero como lo peor de lo peor, sin integridad y hasta sin alma, que para efectos de mi humilde opinión llamaré “lame botas”.

Pues bien, este “lame botas” al que no le importa ser humillado y pisoteado, será quien le ponga en bandeja de plata al presidentito, motivos suficientes para lograr su objetivo de CONCESIONAR el servicio de recolección de basura.

Además, Pepe Camacho entra a escena, pues es regidor, pero más allá de eso es de los principales Asesores carroñeros de Navarro; recuerde que él fue regidor en el Gobierno de Güicho Gutiérrez, y el mismo movimiento lo intentó hacer en aquellos años, pero se le cebó; sin embargo, ahora con este presidente con delirios de Sultán, que se cree que por ser presidente puede hacer lo que le plazca, puede que lo logre.

Y ya para cerrar, ¿Por qué esto podría representar un negocio para ellos?

Lo cierto es que Servicios Públicos aún tiene la capacidad de brindar el servicio de recolección de basura, claro, si se tiene a alguien que sepa trabajar y más aún que no se someta a las presiones de un soberbio (se vale soñar), además, una CONCESIÓN no necesaria, solo puede tener fines perversos, en los que la empresa cómplice pueda brindar beneficios por lo general económicos a quienes abonen para que esto suceda, como sucede en muchos gobiernos.

Que la boca se me haga chicharrón.