OSUG comienza segunda temporada con “Resurección” segunda sinfonía de Mahler

Guanajuato, Gto.,  a 18 de agosto de 2018.- La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG) inició su segunda temporada con la interpretación de una de las obras más trascendentes de la historia de la música, la segunda sinfonía de Gustav Mahler “Resurección: morir para vivir, la vida después de la muerte”.

Bajo la batuta de su director titular, Roberto Beltrán Zavala, la OSUG logró transmitir mediante la música el dilema que Mahler quiso exponer en su obra: el problema de la vida y de la muerte que se resuelve en la resurrección.

¿Qué es la vida y qué es la muerte? Fueron los cuestionamientos que rondaban en el pensamiento de Mahler y se convirtieron en la inspiración para componer una de las obras maestras de la historia de la música, que tiene como uno de sus ejes fundamentales el verso que el propio compositor escribió: ¡Moriré para vivir!

Gran parte de la música de Mahler habla sobre la vida después de la muerte y el consuelo de pensar en una vida trascendental y eterna, por lo que los cinco movimientos de la sinfonía se integran en una secuencia narrativa en la que la idea central es precisamente trascender a la muerte con una nueva vida que surge en el momento en el que abandonas esta tierra.

Uno de las características que destacan de la segunda sinfonía de Mahler es que incluye la participación de un grupo de músicos que tocan afuera del escenario: seis cornos, cuatro trompetas, un set de timbales y un segundo percusionista que toca un bombo y un platillo que suena en la lejanía. El grupo de músicos que se escuchaban a lo lejos fue dirigido por Adalberto Tovar, un joven y talentoso director que encabezó uno de los momentos más significativos de la obra, pues esa música que se escucha a la distancia, representa el llamado al juicio final, las trompetas del apocalipsis, el anuncio del fin del mundo.

Cabe mencionar que para este concierto la OSUG contó con la participación de la soprano Cynthia Sánchez, la mezzosoprano Carla López-Speziale y el Coro juvenil del Conservatorio de Celaya, quienes en conjunto constataron que Mahler trascendió a la muerte mediante su música pues vive en los músicos que lo interpretan y en la imaginación de todos aquellos que escuchan su obra con una fascinación genuina. El público del Auditorio del Estado despidió a la OSUG con una ovación de pie, ya que no hubo una manera mejor de comenzar con su segunda temporada de conciertos agosto-diciembre 2018.

Para comenzar con esta temporada la OSUG interpretó dicha sinfonía en el Auditorio del Estado, uno de los recintos con mayor capacidad en Guanajuato y en el cual la OSUG demostró que sigue teniendo asistentes fieles en cada uno de sus conciertos y a la vez está generando nuevos públicos que construyen su gusto musical de la mano de la orquesta.