¿Por qué cambiarán los billetes de diseño?

Debido a los avances tecnológicos, los requerimientos de seguridad, el desgaste del papel moneda en circulación o las nuevas necesidades de los usuarios, las familias de billetes suelen renovarse periódicamente.

Estas renovaciones se planean con mucha antelación, dado que el proceso de diseño y fabricación de una familia de billetes dura varios años.

Además, el Banco de México tiene como objetivo prioritario preservar el poder adquisitivo de dicha moneda.

Así bien, esta nueva familia cuenta con nuevos y mejores estándares de seguridad y durabilidad y, al mismo tiempo, con elementos iconográficos que resaltan la identidad histórica y el patrimonio natural de nuestro país.

De acuerdo a las atribuciones que le otorga la ley, el Banco de México tiene la facultad de determinar el diseño y características de los billetes.

En este caso, la decisión de imprimir una nueva familia de billetes se tomó hace más de cinco años, cuando en 2013 la Junta de Gobierno instruyó a la Dirección General de Emisión a iniciar los trabajos tendientes a sustituir gradualmente los billetes que circulan en la actualidad.

Con esta nueva familia de billetes, el Banco de México busca hacer frente a diversos retos. El uso de nuevas tecnologías dota a los billetes de mejores medidas de seguridad, lo cual los hará más difíciles de falsificar. Igualmente, los elementos de identificación con que cuentan estos billetes los harán más fáciles de autenticar por los usuarios, incluyendo a las personas con debilidad visual y ceguera. Asimismo, el uso de materiales de última generación permitirá extender su vida útil.

Por lo demás, estos billetes resaltarán el patrimonio histórico, cultural y natural del país, por medio de imágenes que representan las etapas y sucesos más importantes de nuestra historia, así como la variada riqueza natural de nuestro territorio.

Con base en ello, se decidió centrar los nuevos billetes en dos temas “Identidad histórica y patrimonio natural”.

Los anversos de los nuevos billetes abordan seis etapas históricas fundamentales: uno, el México Antiguo; dos, la Colonia; tres, la Independencia, cuatro, la Reforma y la Restauración de la República; cinco, la Revolución Mexicana y, seis, el México Contemporáneo. Las 8 etapas fueron ordenadas cronológicamente, conforme aumenta el valor de la denominación.

Los nuevos billetes también exaltan la diversidad y riqueza natural del país y, en sus reversos, aluden a los seis ecosistemas más representativos de México: uno, ríos y lagos; dos, bosques templados; tres, matorrales y desiertos; cuatro, costas, mares e islas; cinco, selvas húmedas y, seis, selvas secas; a través de sitios reconocidos en la lista de

“Patrimonio Mundial” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).