Proponen diputados del PRI elevar de 10 a 15 años pena mínima por homicidio simple

Guanajuato, Gto. 18 febrero 2022.- Con el propósito de que autores de un homicidio simple no puedan obtener su libertad anticipada, el diputado Gustavo Adolfo Alfaro presentó una iniciativa de reforma al Código Penal del Estado de Guanajuato para quitar ese beneficio a quienes cometan ese delito.

La reforma prevé aumentar a 15 años de prisión la pena mínima para ese delito, contra los 10 que contempla el artículo 139 del Código Penal y que permiten, a quien recibe esa pena, obtener su libertad condicionada una vez que transcurran los primeros cinco años, es decir, la mitad de la sentencia.

Dicho artículo establece que “al responsable de homicidio simple se le impondrán de diez a veinticinco años de prisión y de cien a doscientos cincuenta días multa”, y de acuerdo con lo señalado en la fracción VII del artículo 137 de la Ley Nacional de Ejecución Penal, un sentenciado por homicidio simple intencional puede obtener su libertad condicionada transcurridos los primeros cinco años.

En su exposición de motivos, Alfaro Reyes afirmó que nuestro estado no escapa a la grave inseguridad que asola al país, además de que entre los guanajuatenses priva la sensación de que en ese ámbito y en materia de justicia “las cosas van cada vez peor”.

Recordó además que, en homicidio doloso, al que definió como el delito que “vulnera el valor más caro de las personas, que es la vida”, nuestro estado destaca a nivel nacional en incidencia según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El legislador priista manifestó que para proteger a ciudadanos que se ven afectados por la delincuencia, se requiere perfeccionar la política criminal de seguridad y justicia, y resaltó que esa tarea debe ser apoyada desde el ámbito legislativo.

Alfaro Reyes explicó que, con dicha iniciativa, sin alterar la pena máxima de veinticinco años, ni menos aún la multa impuesta, quien cometa un homicidio simple doloso, en caso de recibir la sentencia mínima de 5 años, no podría obtener su libertad condicionada en cinco años, sino en 7 años y medio.

“Este incremento en el mínimo de la pena a quince años de prisión, se remedia en gran medida la percepción social de injusticia en el sentido de que los sentenciados por el delito de homicidio simple doloso obtienen su libertad condicional en cinco años, cuando les es aplicada la pena de prisión mínima, concluyó.