Senado aprueba por unanimidad plan de austeridad

CDMX, 04 de septiembre del 2018.- El Senado de la República aprobó, por unanimidad, el acuerdo de la Junta de Coordinación Política que establece las medidas de austeridad presupuestal que se aplicarán para este órgano legislativo en cuatro rubros fundamentales: recursos humanos, materiales, económicos y en el trabajo legislativo y parlamentario; estos criterios entraron en vigencia y serán aplicados en el ejercicio de los recursos presupuestarios de 2019

Los criterios y acciones concretas, tienen como finalidad que los recursos se ejerzan de forma transparente, con mecanismos de rendición de cuentas y combate frontal a la corrupción.

Respecto al presupuesto del Canal del Congreso, se acordó que sean los órganos competentes de la Cámara de Diputados, lo que definan las medidas de austeridad que resulten aplicables acordes a las necesidades de ese medio de comunicación, sin afectar la transmisión y calidad de los contenidos.

Al respecto, la senadora Sasil de León, coordinadora del Grupo Parlamentario de Encuentro Social, y el senador Miguel Angel Osorio Chong, coordinador de la bancada del PRI, coincidieron en que la política de austeridad debe trascender a los tres niveles de gobierno y, en su momento, en las entidades federativas.

El senador Raúl Bolaños, coordinador del Grupo Parlamentario del PVEM, propuso que el programa se eleve a rango constitucional, modificando el artículo 50 de la Carta Magna, para establecer que el Congreso de la Unión se regirá por los principios de eficiencia, austeridad y participación pública.

Por el Grupo Parlamentario del PAN, el senador Damián Zepeda dijo que esto significa un cambio profundo que requiere el país, no obstante, advirtió que sería un daño terrible para el país que en afán, y bajo un discurso de austeridad, se debilite al Congreso de la Unión y al Poder Judicial, que sirven de contrapeso.

El senador Ricardo Monreal, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, explicó que con el plan de austeridad aprobado se pretende reducir el costo del Senado al pueblo, en cuando menos, un 30 por ciento de los mil 400 millones de pesos que resta por ejercer este año y en mil 500 millones de pesos para 2019.