Dra. Michelle Farfán, ejemplo de la perseverancia y disciplina que caracteriza a las mujeres científicas

La académica de la UG destaca que la sensibilidad natural de niñas y mujeres les permite conectarse y buscar soluciones 

Guanajuato, Gto., a 11 de febrero de 2022.- Con un interés nato en la ciencia, que se acrecentó en su entorno familiar, la Dra. Michelle Farfán Gutiérrez, académica de la Universidad de Guanajuato (UG), es un ejemplo de cómo la perseverancia, la disciplina y el amor a los proyectos permiten concretar las metas aún en circunstancias complejas.

La Dra. Michelle es profesora de tiempo completo en la División de Ingenierías del Campus Guanajuato y colabora en el Departamento de Geomática e Hidráulica, en donde enfoca su línea de investigación en el riesgo y prevención de incendios forestales y de pastizales en el estado de Guanajuato.

Desde su infancia los proyectos relacionados con el cuidado del medio ambiente le apasionan y motivan, sobre todo los temas relacionados con la cubierta forestal y los ecosistemas, que son proveedores de servicios ambientales de gran importancia para el mundo.

Su acercamiento con la ciencia se fortaleció desde su entorno familiar, por la influencia de su abuelo, quien era ingeniero forestal y su madre, bióloga e investigadora; perfiles que orientaron su vocación.

En el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, la Dra. Farfán destacó la importancia de generar espacios para que ellas logren llegar y trascender en el espacio científico. Recordó que, de acuerdo con un estudio de la UNESCO, en el ámbito científico las mujeres solo tienen una participación del 30 %, por lo que hay que trabajar para acabar con esa brecha de género.

La Dra. Michelle aseveró que es importante generar áreas de oportunidad para niñas y mujeres, ya que considera que cuentan con un enfoque diferente al hombre, al contar con sensibilidad nata ante los problemas, que les permite conectarse y generar soluciones.

Para la Dra. Michelle Farfán, el apoyo y la influencia de otras mujeres han sido fuente de inspiración. Además de su madre, recordó con gratitud el acompañamiento y aprendizaje que obtuvo de la Dra. Mina Konigsberg y la Dra. Isabel Ramírez, quienes contribuyeron a su crecimiento profesional.

Una mujer a quien admira de manera especial es a Wangari Maathai, política y ecologista keniana, quien obtuvo el Premio Nobel de la Paz por su activismo en la democracia. Para la Dra. Michelle representa una inspiración, sobre todo porque no es fácil que una mujer destaque en un contexto tan desfavorable.

Al hablar de los momentos en que enfrentó mayores desafíos para lograr sus metas profesionales, la Dra. Michelle compartió que al comenzar su doctorado se embarazó, lo que le implico tener que replantear un proyecto de trabajo de campo muy ambicioso en comunidades dentro de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán Jalisco.

Esta etapa le dio permitió conocer sus fortalezas y capacidad de adaptación. Por ello, está convencida de que las mujeres tienen grandes habilidades que las llevan a trascender. Sin embargo, es fundamental contar con una red de apoyo entre pares, amistades y familia. Así, fortalecer el sentido de comunidad se ha convertido en una de sus prioridades, y lo refleja en su trabajo académico, docente y como ciudadana comprometida con el cuidado del entorno.