El INEGI y la hipocresía federal

Por Oscar Espinoza

Aunque el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pidió a los empresarios enviar a sus empleados a casa con los sueldos cubiertos y mantenerse al día con sus obligaciones fiscales, esto debido a la emergencia sanitaria que vive nuestro país debido al coronavirus, los empleados el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), comenzaron a reportar el día de hoy casos de despidos injustificados.

Estos casos son reportados por empleados temporales correspondientes a las áreas de enumeración y verificación, así como de las coordinaciones de estas dos etapas, mismos que, aunque contaban con un contrato que finaliza hasta el día 17 de abril de este año, fueron notificados el día de hoy de la finalización de su contrato sin responsabilidades por parte de la dependencia federal, es decir, no les pagarán lo que corresponde al periodo de vigencia de su contrato.

A nivel estatal, son cientos los despidos, y en la capital del estado de Guanajuato hay 30 casos reportados, que corresponden a 30 familias que, a partir de hoy, se quedan sin obtener ingresos en plena contingencia. Cabe destacar que los supervisores y enumeradores son los eslabones más frágiles de la cadena del INEGI, pues además de los bajos salarios que perciben, están expuestos a violencia y abusos laborales, como se ha reportado en el grupo de Facebook ‘INEGI mujeres: tendedero digital’, y más recientemente expuestos al Covid-19, por las precarias medidas preventivas.

El INEGI, en su decisión de rescindir el contrato, establece que además de ser un despido anticipado, la relación laboral termina el día de hoy, viernes 3 de abril, y no hasta el día 8, lo que significa que los ahora ex empleados tampoco recibirán completa la quincena de salario que les correspondería.

Aunque el despido es injustificado, ya que la misma Secretaría del Trabajo afirmó que no es legal despedir a los trabajadores durante esta emergencia sanitaria, pues es contrario a lo estipulado en la Ley Federal del Trabajo, se les ha advertido a las personas no demandar “porque el INEGI ficha”, y la única prestación que se garantiza es la prima de aguinaldo.

No cabe duda que esta medida pondrá en serias dificultades a las personas que laboraban en  el INEGI, pues sus gastos se verán agravados ante la contingencia y la inminente crisis económica. Con esta decisión, una vez más, el gobierno orilla a miles de personas en el país al hambre, al desempleo o a la enfermedad.